Velocidad

De WIKILOGICA
Saltar a: navegación, buscar

DESARROLLO ABSTRACTO:

Números    V23+E5+L12+O16+C3+I9+D4+A1+D4 = 7793,17       
                                                                                                                                                                                                                                   Suma 77: el punto hiperconvergente se separa en opuestos (77)

El punto hiperconvergente se desdobla en opuestos para experimentar la distorsión: masculino/femenino, pregunta/respuesta, abstracto/concreto, fuego/agua. Esa distorsión puede ser vista con propósito cuando el receptor recupera la conexión con el punto hiperconvegente.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Lupa 93,17: aspecto consciente más lento: el propósito (9) es percibido (3); aspecto inconsciente más veloz: por el receptor(1) que ha establecido un vínculo con el origen (7)


DESARROLLO CONCRETO:

1. Velocidad y frecuencia


Recordemos que el primer desdoblamiento (eje y) tiene que ver con el tiempo, y el segundo desdoblamiento (eje x) con el espacio.

En esta combinación del espacio con el tiempo podemos representar cualquier evento en dos ejes, un eje vertical temporal y otro eje horizontal espacial. De esta manera, un evento quedará establecido como un punto en el diagrama, al que le corresponderán unos valores en el eje del espacio (dónde ha sucedido) y un valor en el eje del tiempo (cuándo ha sucedido).

Pero en nuestra representación, al combinar tiempo y espacio, las unidades son diferentes (segundos y metros, por ejemplo). Y para combinar ambas dimensiones (espacio y tiempo) y poder realizar operaciones consistentes en ellas, ambas tienen que tener las mismas unidades. Así introducimos una nueva magnitud que relacione espacio y tiempo: la velocidad.

En física, se entiende la velocidad como la relación entre espacio y tiempo, expresada en la fórmula: V= E/T

La velocidad es el elemento que me permite vincular espacio y tiempo.

La frecuencia representa la velocidad en la que se transmiten y reciben datos entre los dispositivos (emisor y receptor) de una red inalámbrica.

Así, según la fórmula física: V=S/T, el tiempo y espacio depende de la velocidad a la que nos desplacemos. Y la velocidad de un objeto es relativa al observador, es decir, a su percepción Según la Teoría de la Relatividad, de Einstein, espacio y tiempo son relativos. Por lo que nuestras percepciones no tienen por qué mostrarnos la realidad de las cosas. Esta última tiene que ver con el receptor y su capacidad de percepción. Así, el tiempo no es absoluto, sino que puede cambiar para diferentes observadores (Teoría de la Relatividad de Einstein) http://franchicomol.blogspot.com.es/2014/09/teoria-de-la-relatividad-de-einstein.html

El receptor de velocidad muy baja solamente ve realidades.

En Física, se entiende la velocidad como la relación entre espacio y tiempo, quedando expresada en la formula: V = S / T Por ejemplo, en la representación con dos ejes espaciales, “x” e “y” como un espacio plano, la distancia entre dos puntos la podemos calcular mediante el conocido Teorema de Pitágoras. De esta manera, si las distancias “x” e “y” las medimos en metros, la distancia de “A” hasta “B” la obtendremos en metros.

Por ejemplo, en la representación con dos ejes espaciales, “x” e “y” como un espacio plano, podemos calcular la distancia entre dos puntos . De esta manera, si las distancias “x” e “y” las medimos en metros, la distancia de “A” hasta “B” la obtendremos en metros.

Cuando introducimos el tiempo como una dimensión adicional a las dimensiones espaciales, la cosa se complica un poco. En nuestra combinación del espacio con el tiempo, representaremos los diferentes eventos en dos ejes, un eje vertical temporal y otro eje horizontal espacial. De esta manera, un evento quedará totalmente establecido como un punto en el diagrama, al que le corresponderán unos valores en el eje del espacio (dónde ha sucedido) y un valor en el eje del tiempo (cuándo ha sucedido). Pero en nuestra nueva representación, al combinar tiempo y espacio, las unidades son diferentes (segundos y metros, por ejemplo). Pero para combinar ambas dimensiones, espacio y tiempo, y poder realizar operaciones consistentes en ellas, ambas tienen que tener las mismas unidades. En principio podríamos pensar que espacio y tiempo no tienen nada en común, pero si introducimos la magnitud velocidad, espacio y tiempo quedan relacionados

2. La velocidad de la Tierra


La Tierra rota sobre su propio eje a una velocidad lineal de 1666 km/h, medida desde el ecuador. Esta velocidad parece muy grande, pero sin embargo nosotros no la percibimos. Esto se debe a que formamos parte del mismo sistema de movimiento de la Tierra.

Es decir, al formar parte de ese mismo sistema, nosotros nos movemos a la misma velocidad que ella, rotamos a su misma velocidad. Como la Tierra gira a velocidad promedio constante, no percibimos ningún cambio ni sensación de movimiento. Esto se puede comparar cuando te encuentras en un auto que viaja a alta velocidad. Adentro del mismo no percibimos esa velocidad. Lo mismo sucede en cualquier móvil que se mueve a velocidad constante.

Hay que recalcar que es primordial que esa velocidad sea constante. De no serla, a causa de nuestra inercia percibiríamos el movimiento. Según la inercia, todo cuerpo que se mantiene en reposo o movimiento continuará en su estado a menos que una fuerza externa actué sobre él. Si la Tierra desacelerara de golpe, nosotros seríamos expulsados al espacio a una velocidad de 1666 km/h, debido a la inercia, dado que ninguna fuerza externa actúa sobre nosotros (la fuerza actúa sobre la Tierra).

Pero nada esto pasará, dado que la tierra gira sobre su propio eje a velocidad a una velocidad prácticamente constante, lo que hace que, al ser parte de ese sistema, nunca percibamos el movimiento de ésta.