7/12/1978 - Fallecimiento de Dirk Hamer

De WIKILOGICA
Saltar a: navegación, buscar

Fallecimiento de Dirk Hamer el 7 de Diciembre de 1978


Dirk Hamer


Fecha efemérides: 7/12/1978

Datos Calendaria

Frecuencias: 341 -24

Frecuencia de anulación: 317

Cuadrante: Inhumano

Paso: Lógica

Vuelta: 22


Fecha actual: 7/12/2017

Inicio de la Conexión Consciente. (7/12/1978 - 7/12/2017 = 14245 días).

Se cumplen 39 años de su muerte.

El Doctor Ryke Geerd Hamer hace consciente la Conexión entre lo Abstracto y lo Concreto de la existencia a partir de un Shock Biológico que a posterior llamará D.H.S. (Síndrome de Dirk Hamer), en clara alusión al impacto que vivió el 7 de diciembre de 1978, con la muerte de su hijo DIRK. Este shock, le permitirá CONECTARSE cada noche con su hijo, el cual será, en palabras de Hamer, el verdadero descubridor de: - El aspecto ABSTRACTO y CONCRETO del individuo. - El proceso NEUROLÓGICO que se desencadena para el entendimiento del pasado y futuro. - Descubrió el lugar donde se encuentra nuestra ANTENA BIOLÓGICA y los procesos de activación. - Comprendió el sentido biológico de las 4 etapas anteriores de la VIDA SOBRE LA TIERRA posicionándose en la 5 etapa en 1994 con el desarrollo de la QUINTAESENCIA (5 ley biológica). - Comprende que la NATURALEZA es la que PIENSA con nosotros y que sus descubrimientos son producto del “permiso” que le otorga la TIERRA. - Descubre el funcionamiento del individuo a partir de los Programas Biológicos (5 leyes biológicas) y su PROGRAMACIÓN. - Introduce la MÚSICA como terapéutica comprendiendo el rol de la VIBRACIÓN en la BIOLOGÍA.


Breve historia

   Relato del Dr. Hamer (concreto), sobre el proceso de conexión con su hijo Dirk 'fallecido' (abstracto):

“Esto sucedió de la siguiente manera: en septiembre de 1981, cuando por primera vez creí haber encontrado un sistema en la génesis del cáncer, es decir, el SÍNDROME DE DIRK HAMER, me “flojearon las piernas”, como se suele decir. Este descubrimiento me pareció demasiado grandiosa porque yo mismo me la creía. Por la noche tuve un sueño: con mi hijo DIRK, con el que sueño a menudo y CON EL DISCUTO EN SUEÑOS, se me apareció, sonriendo con bondad, como hacía normalmente, y me dijo: “Lo que has encontrado, Geerd, es correcto, es del todo correcto. Te lo puedo decir porque ahora sé más de eso que tú. Has estado maravilloso descubriéndolo. Desencadenará una revolución en la medicina. Puedes hacerlo público bajo mi responsabilidad….”

“Me desperté y memoricé cada una de las palabras de nuestra conversación. Estaba tranquilo y desde entonces totalmente convencido que el SÍNDROME DE DIRK HAMER era correcto. Hasta aquel momento había examinado cerca de 170 pacientes. Llamé al señor Oldenburg de la televisión bávara, que ya una vez había hecho un pequeño reportaje sobre el escalpelo de Hamer en el congreso quirúrgico de Munich en mayo de 1978. Vino a Oberaudorf e hizo una pequeña película que se emitió en Baviera el 4 de octubre de 1981: al mismo tiempo el evento se difunde con un reportaje también en la RAI. Me puse a estudiar otros casos. Sabía bien que en poco tiempo me prohibirían el ejercicio”.

“Todo el asunto era demasiado grande para mí. La noche siguiente soñé nuevamente y en sueños hablé con mi hijo DIRK. Él me alabó y me dijo: “Santo cielo, Geerd, como lo has descubierto, y que bien que lo has hecho”. Después sonrió de nuevo con su sonrisa incomparable y me dijo: “Sólo te falta una cosa todavía, y después ya lo habrás encontrado todo. Ahora no puedes darte por vencido, tienes que continuar indagando. Seguro que lo lograrás.” Nuevamente me desperté. De golpe estaba convencido totalmente de la certeza de mis resultados y me puse a investigar febrilmente cual podría ser la última cosa que me “faltaba” y que DIRK me había dicho”.

“Estaba anonadado y literalmente las piernas se me volvieron de mantequilla. En este estado casi no podía esperar la noche siguiente, en la que poder presentar mis problemas a mi maestro DIRK. De nuevo soñé con DIRK, tan claramente como la última vez. En esta ocasión él estaba lleno de admiración y me sonreía con reconocimiento diciéndome: “No hubiera creído posible que lo consiguieses con tanta prisa. Sí, lo que has encontrado es correcto, completamente correcto. Ahora tienes todo, ya no te falta nada. Las cosas son exactamente así. Ahora puedes publicar todo bajo mi responsabilidad. Te prometo que no te arrepentirás de ello, porque es la verdad”. Cuando por la mañana me desperté y repasé el sueño con claridad, mis últimas dudas se habían disipado. A mi DIRK siempre le había podido creer, y ahora que estaba muerto con más razón”.

COLONIA 1984.